28 abr. 2010

Amistad, qué bonito nombre tienes.

Aterrizar en una ciudad completamente desconocida con la única compañía de unas maletas a punto de reventar. Empezar desde cero donde no te conocen de nada. Añoranza, ilusión, nuevos retos.

Atreverse a decir la primera palabra, las presentaciones de rigor. Las primeras risas que llevaran a los primeros cafés y salidas nocturnas. Pisos de estudiantes llenos a rebosar. Más presentaciones. Conocer a gente maravillosa. Quedar, salir, bailar, volver a las tantas.

Ir cogiendo confianza, compartir cada vez más cosas. Darse cuenta de que aquella gente que conociste en aquel piso se han convertido en grandes amigos. Amigos que nunca se olvidarán.





Él es AGUS, una de esas personas maravillosas y que nunca olvidaré.

2 comentarios:

  1. Pues sí, la amistad es una de las cosas que hacen que la vida valga la pena, ¿qué haríamos sin los buenos amigos? Yo siempre he dicho que prefiero tener sólo uno o dos amigos, pero de los de verdad, y no un montón de colegas que en el fondo no son más que amistades superficiales. Los buenos amigos son escasos, y hay que cuidarlos mucho!

    1 beso!

    ResponderEliminar
  2. Quien fuese AGUS
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar